Las Estrellas Michelín no entienden de tamaño

Se trata del pueblo más pequeño del mundo en contar con un restaurante reconocido con una Estrella Michelín. Los responsables: dos hermanos que se iniciaron en la cocina por vocación y que se han convertido en los máximos representantes de la cocina riojana.

El restaurante está ubicado en un un paraje natural, donde el cliente se siente como en su propia casa, con espacios muy acogedores: bodega, comedores privados, salón para la sobremesa...

Los hermanos Echapresto han hecho de su pequeño restaurante ‘Venta Moncalvillo’, situado en la localidad riojana de Daroca de Rioja, en un apetitoso espacio gastronómico reconocido, valorado y sobre todo, premiado.
Con una Estrella Michelín en su haber, Ignacio Echapresto en la cocina y Carlos, ejerciendo como Sumiller, logran un tándem perfecto con el que sus clientes disfrutan. Su propuesta es que el cliente se sienta como en casa, por ello tiene que esperar que Ignacio, junto a su equipo, cocinen para él y que Carlos le guíe por su excelsa bodega, desde los aperitivos hasta la sobremesa.

Ambos han marcado con el tiempo un estilo propio con gran personalidad que se muestra a la perfección en la armonía que reina entre cocina y sala.

Ignacio fue galardonado 'Mejor cocinero de La Rioja 2006' y está reconocido como un reputado cocinero. Carlos es considerado 'el sumiller que mejor conoce y transmite la cultura del vino de Rioja” por el propio Consejo Regulador de Rioja.

Cómo se crea su historia
Sin ninguna vinculación con la hostelería y sin formación en la materia, se inauguró el restaurante en enero de 1997. Sin más armas que la buena mano en los fogones de la madre, Rosi, y las ganas de forjarse un futuro en el pueblo natal de los dos hijos Carlos e Ignacio.
“Elaboramos una cocina de mercado con productos de temporada que reflejamos en una carta que cambia en cada estación: en primavera, las verduras de nuestro propio huerto (espárragos, alcachofas…); en verano, los entrantes frescos y los pescados; en otoño, las setas y hongos de nuestros montes y en invierno las verdura de la época (cardo, borraja..) se acompañan de las carnes de caza”, afirman.

Disfrutar del entorno

No sólo se trata de comer bien y degustar los platos que surgen de la cocina de Ignacio, también de aprender a disfrutar de los productos de temporada, de saber cómo conseguirlos y dónde. En el restaurante Venta Moncalvillo se imparten cursos de cata de Vino de Rioja; se hacen rutas gastronómicas, En uno de nuestros salones, podemos impartir cursos de Cata de vino de Rioja, excursiones micologicas, menús de meridaje..

Existe un comedor principal para 25 comensales así como un privado para 10 y una bodega para 14 en una única mesa.

Los vinos: la joya de la corona
La carta de vinos recoge más de 400 referencias. La clave está en la selección y los criterios que llevan a confeccionarla: Rioja, Resto de España, El Mundo, Vinos especiales. En el apartado de Rioja se priman a las pequeñas bodegas con producciones limitadas y con alguna particularidad: más de 120 referencias de Rioja esperan a ser descubiertas. En el apartado nacional se recogen 100 referencias de las principales regiones vitícolas.
La misma tónica se repite en los vinos internacionales, una carta didactica con más de 90 referencias donde tienen cabida las regiones históricas europeas: Barolo, toscana, Burdeos, Borgoña, Alsacia, Loira, Rodano, Palatinado… y las del nuevo mundo: Australia, Sudáfrica, Argentina, California…

Horario del restaurante: 13:30 a 16:00 y de 21:00 a 23:00 h
Cerrado: Domingos y cenas de Lunes a Jueves
P.V.P. aproximado (sin vino): 50 €

Venta Moncalvillo
Carretera Medrano 6
Tel. 941 44 48 32
http://www.ventamoncalvillo.com

Anuncios

Sur, una utopia sobre el plato

Lo firma el gaditano Jose Calleja y en él ha echado todo el duende de su tierra, con platos llenos de sabor, de gracia de originalidad… Es Surtopia.

Zona de barra de Surtopía

La pasión hacia el Sur se ve en todos los detalles de este restaurante que cuenta con una despensa rica y una forma de entender la vida especial. Hagamos memoria: Calleja se ha curtido en los fogones de El Olivo con Pedro Larumbe y Goizeko Kabi, entre otros y Surtopía nace de sus recuerdos de infancia e influencias vitales como la cercanía al mercado de Sanlúcar de Barrameda, su localidad natal. A esa esencia rinde homenaje a través de una cocina creativa, concebida desde una óptica rabiosamente personal, tanto que no merece comparaciones, y con una excelente relación calidad-precio.

Sucedió antes de emprender el vuelo en solitario convencido de que la gastronomía andaluza es mucho más que fritura. Por ello, ambiciona demostrar que, tratada con cariño y una visión única, da lugar a mil y un matices.
Son entrantes como los de la barra, Ensaladilla Sanluqueña, el Paté de mojama con almendras, o las Tortillitas de Camarones ‘Plaza del Cabildo’, sin duda, de las mejores de la capital. La sorpresa, además, resulta mayúscula al tomar, en el salón, pescados tan poco habituales como Tiburón en tataki con alioli de adobo y tomatitos cherry en almíbar, Cherna en sashimi, patatas rotas y falso pil pil de manzanilla o Urta confitada en jugo de roteña y fritada de ajos y avellanas.

Tiburón en Tataki y tomatitos

Gambones con ajada gaditana

Si generoso es el mar, la tierra no lo es menos con especialidades como Gallo de campo en ravioli con pepitoria de azafrán y piñones o Presa de bellota escabechada con calabaza, trigueros y vinagre viejo.

Cola de ternera en canelones estofada

Sutopía disfruta de ambientes como la barra, con carta propia, más desenfadada y con mesas altas, es idónea para compartir también conservas de primer nivel. En el comedor, más exclusivo, tienen lugar citas especiales, con la familia, los compromisos profesionales… en definitiva, con quienes apetece compartir una gran mesa.

El horario de apertura de la barra es de 12.00 a 16.00 y de 20.00 a 23.30 horas, y el del comedor, de 13.30 a 16.00 y de 20.30 a 23.30 horas. Cierra domingos y lunes noche, así como festivos. El precio medio es de 40 €. En la barra cuenta con un menú de tapas con todo incluido por 20 €. Tiene capacidad para 30 personas, y un privado para 12.